Retos del turismo en Ecuador*

Eric Ochoa Tocachi**

El turismo como actividad (viajar por fines recreativos o por placer durante un período de tiempo específico)  es muy antiguo. Empero es, desde la década de 1950, cuando empieza su crecimiento vertiginoso, acelerado y continuo. En 1950 existían aproximadamente 25 millones de turistas internacionales, 2010 bordeaba los 940 millones de viajeros y al 2020 se espera alcanzar los 1.600 millones de turistas. Esta movilidad humana tiene, obviamente, impactos muy grandes sobre el ambiente, la cultura, la economía y la sociedad en su conjunto. 2010 cerraba con ingresos económicos por turismo cercanos a los 919 mil millones de dólares, lo que representa el 9% del PIB Mundial y la tercera parte del comercio mundial de servicios. Es, sin duda, un sector económico muy importante pues genera el 8% del empleo a nivel mundial (cerca de 235 millones de puestos de trabajo en 2010) además de ser un sector que “responde” mucho mejor a las crisis económicas. [1]

Ecuador es un país sumamente rico. Está considerado como uno de los 17 países donde está concentrada la mayor biodiversidad del planeta, siendo además el país con mayor biodiversidad por km2 del mundo. La mayor parte de su fauna y flora vive en 26 áreas protegidas por el Estado.[2] Sus cuatro regiones (Islas Galápagos, Costa, Andes y Amazonía) ofrecen una diversidad de climas, paisajes y experiencias únicas e inigualables para el turista. Esta riqueza ha generado un constante crecimiento del sector turístico.[3] Sin embargo este crecimiento, aunque sostenido, ha sido menor que el de otros países[4] y menor, también, que el de otros sectores casa dentro.[5] Esto, principalmente, debido a la muy buena gestión turística de países vecinos como Colombia y Perú (principales competidores), la concentración de sus arribos en pocos países (sobre todo de la región Andina y EEUU), la falta de compromiso político para la promoción del turismo[6] y la desarticulación que existe entre la demanda internacional (nuevas tendencias del visitante) y la oferta de destinos/productos/servicios en el país (Mintur 2011). Internamente el turismo representa, también, un sector económico muy importante, tanto que el PLANDETUR 2020[7] lo reconoce como “…un importante mecanismo de dinamización de las economías locales y… de la distribución de la riqueza”.[8] Según el Ministerio de Turismo de Ecuador, Mintur,[9] a 2010 los viajes turísticos internos se aproximan a los 11 millones.[10] El turismo generó en 2010, 90.512 empleos a nivel nacional[11] y se estima una inversión privada de $ 86 MM en los próximos 10 años.[12]

Estos impactos sitúan al turismo, sin duda, como un eje central de la planificación estratégica nacional. El Plan Nacional del Buen Vivir 2009-2013 lo establece como una de las 12 estrategias de cambio: “Estrategia X: Sostenibilidad, conservación, conocimiento del patrimonio natural y fomento al turismo comunitario”[13]. Se lo describe, también, como objetivo de la sociedad en su conjunto: “…la estrategia está orientada a construir en el mediano y largo plazo una sociedad del bio-conocimiento y de servicios eco-turísticos comunitarios”.[14] A lo largo de las diferentes “Fases de la Nueva estrategia de  acumulación y re-distribución” se apuntala al turismo (y dentro de él al ecoturismo comunitario) como un sector a ser fortalecido, promovido y consolidado paulatinamente.[15]

El necesario cambio en la matriz productiva que promueve el PNBV ha sido plasmado en la Agenda de la Transformación Productiva (del Ministerio Coordinador de la Producción, Empleo y Competitividad, MCPEC) donde, indudablemente, el turismo juega un rol central.[16] De las 7 Regiones que constan en esta Agenda, la actividad turística se ha priorizado en todas ellas. Algo que claramente está dado gracias a la más grande riqueza que tiene el país: su biodiversidad. El Código Orgánico de la Producción (normativa creada para sentar las bases legales de esta transformación productiva) plantea como incentivos, entre otras cosas, la exoneración del pago del impuesto a la renta (por 5 años) para las nuevas inversiones realizadas en turismo.

De su parte, la Agenda de la Revolución de la Economía Popular y Solidaria, AREPS, del Ministerio de Inclusión Económica y Social, MIES, prioriza el ejercicio del turismo como uno de los sectores de potencial productivo (de la economía popular y solidaria) a consolidar.[17] Empero, la AREPS, lo reconoce no solo como actividad productiva sino también como sector garante de la inclusión social y económica de los denominados Grupos de Atención Prioritaria (GAP) y de los actores de la economía popular y solidaria. Recalca el ejercicio no solo de turismo sino de un “buen turismo” entendido como aquel turismo respetuoso con el ambiente, amigable con el entorno, responsable con la sociedad (generador de empleo y autoempleo digno), inclusivo (que potencia las capacidades de todos y todas), sostenible (que perdura en el tiempo) y solidario (que promueve la cooperación por sobre la competitividad y la “acumulación colectiva” por sobre la “acumulación individual”). La Ley Orgánica de la Economía Popular y Solidaria (normativa que reconoce legalmente la existencia de este subsector económico) plantea un conjunto de incentivos (como la implementación de productos y servicios financieros especializados y líneas de crédito a largo plazo para el emprendimiento de iniciativas productivas o la difusión en medios de comunicación que incentive el consumo de los bienes y servicios ofertados por este sector) que pueden y deben ser canalizados, también, hacia un ejercicio turístico responsable como bien plantea la AREPS.

El objetivo superior que debemos plantearnos como país es precisamente ese: potenciar un turismo responsable que garantice no solo integración económica entre actores (sean públicos, privados o comunitarios) sino también inclusión socioeconómica (de personas, grupos y territorios en situación de vulnerabilidad).


* Presentación de la Consultoría “DETERMINAR LA FACTIBILIDAD DE IMPLEMENTAR UN CIRCUITO DEL BUEN TURISMO EN LA PROVINCIA DEL AZUAY”. Coordinación Zonal 6 MIES. Diciembre de 2011.

** Economista. Analista de Fomento y Desarrollo de la EPS – Instituto Nacional de Economía Popular y Solidaria. Ex-Director Ejecutivo de Proyectos Red Pakariñan.


[1] En 2009 luego de la crisis hipotecaria y financiera (que empezara en 2008) el comercio internacional decreció en un 12% mientras que el turismo solo lo hizo en 5,7%.

[2] Ministerio Coordinador de la Producción Empleo y Competitividad, “Invest with Values: Turismo en Ecuador”, octubre de 2011.

[3] Solo la generación de divisas por turismo externo se ha incrementado en 38,3% de 2006 a 2010. En 2010 solo el turismo receptor externo registró 1’046.968 arribos internacionales y US$ 783,6 millones de dólares; un crecimiento del 8,1% en número de turistas y 16,4% en generación de divisas respecto a 2009. En el primer semestre del 2011 el ingreso de divisas por viajes y transporte de pasajeros fue 13.4% superior al del mismo semestre del 2010.

[4] En 2004 Colombia se ubicaba un puesto debajo de Ecuador en la región Andina –por número de visitantes extranjeros-, a 2009 6 puestos por encima.

[5] En 2004 el sector turismo representaba el 4% del PIB Nacional, en 2008 representaba solamente el 1,5%.

[6] En 2010 Ecuador invirtió 6 millones en promoción turística mientras que Colombia, por ejemplo, invirtió ese mismo año 57 millones. Recién en 2011 y gracias al Plan Integral de Marketing Turístico de Ecuador, PIMTE 2014, se destinan cerca de 20 millones para esta actividad.

[7] El PLANDETUR 2020, es el Plan Estratégico de Desarrollo del Turismo Sostenible para el Ecuador de cara al 2020.

[8] Equipo Consultor Tourism & Leisure – Europraxis , Informe Final del “Diseño del PLANDETUR 2020”, Septiembre de 2007.

[9] En base al estudio: “Movimientos y Consumo Turístico de los residentes en el Ecuador”, El Consumo de Turismo de los Ecuatorianos. Marzo de 2010. INEC-MINTUR.

[10] Mintur, “Barómetro Turístico del Ecuador – Volumen No 1”. Quito, enero de 2011.

[11] Ídem, pág. 2.

[12] Ministerio Coordinador de la Producción Empleo y Competitividad, “Invest with Values: Turismo en Ecuador”, octubre de 2011, pág. 6.

[13] Plan nacional para el Buen Vivir 2009 – 2013, Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo – SENPLADES, 2009, Quito, Ecuador (primera edición, 5.000 ejemplares), pág. 12.

[14] Ídem, pág. 95.

[15] Durante, incluso, todas las fases de dicha estrategia (transición, acumulación, consolidación  y reconversión productiva). Ídem, pág. 96.

[16] Es uno de los 14 sectores productivos priorizados por esta Agenda.

[17] En esta Agenda se consideran 5 sectores además del turismo: alimentos, manufactura, servicios, hábitat/construcciones y financiamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s